La categorización del cómic

La novela gráfica, concepto que se populariza a finales de los 90 en el mundo del cómic, surge como respuesta a una industria estancada que necesita una renovación.

Will Eisner, que fue uno de los primeros en acuñar el término en los 60, intenta categorizar el cómic para adultos y salirse del mercado de su momento. Si bien el término aparece como una respuesta artística al cómic infantil y juvenil, con el tiempo la categoría se populariza en EEUU. De esta manera se transforma en algo mercantil y responde a las necesidades de la industria editorial del momento. En otros países como Francia, la expresión roman graphique, sin embargono termina de cuajar y es abandonado por el autóctono y tradicional bande dessinée. En España se integra y a la vez se transforma en una respuesta intelectual al cómic de masas.

Surge así una corriente que defiende la novela gráfica como aquellas obras para adultos en las que hay un tratamiento temático profundo, queriendo igualar el concepto a la "alta" literatura.

Esto conlleva un problema de carácter complejo. Por un lado La novela gráfica intenta justificar el valor cultural del cómic y por otro lo elitiza para acercarlo a las "artes tradicionales". Desde mi punto de vista, la realidad es que responde más a la voluntad del capitalismo artístico(1) que a una necesidad cultural. 

Explicaré brevemente estas razones.

- La novela gráfica es una capitalización artística. 

Responde a un nuevo nicho de mercado. Si bien surge como respuesta al cómic tradicional, el capitalismo artístico lo convierte y absorbe para transformarlo en un nuevo producto que evolucionará hasta llenar las estanterías y medios especializados. 

- La novela gráfica es una elitización del cómic.

Busca elevar culturalmente un medio de masas, justifica la "autoría" y la búsqueda de nuevos temas.

"Son historias para adultos, no cómics"

Se intenta categorizar la historieta igual que a la literatura y se incluye la novela gráfica como género literario del cómic. La diferencia es que en lo literario existen modificaciones en el tratamiento del lenguaje. No es lo mismo, por ejemplo, escribir poesía, que una obra de teatro o una novela. Sin embargo en el cómic esto no es posible, pues el lenguaje es el mismo: la narración gráfica, el cómic, las viñetas.

La novela gráfica no posee un lenguaje distinto ni diferente a otros cómics. Los códigos visuales y comunicativos son los mismos. A priori no hay diferencia entre el Persépolis de Marjane Satrapi y el último cómic book de la Patrulla X.

Es una respuesta a la inseguridad o complejo cultural del cómic. 

- Eleva la categoría del autor

Al tratarse de un medio de comunicación de masas, los dibujantes y guionistas de cómic han tenido que producir a gran velocidad, por lo que siempre han estado relegados a "obreros" del arte, en el sentido más artesano de la palabra. Con la llegada de la Novela gráfica, se extiende la idea del autor "completo" y éste se revaloriza socialmente. Ahora el "obrero" es artista, expresa sus ideas de forma personal e independiente del mercado(2). Hay una transformación social del concepto, pero el objeto es el mismo: vender mejor la obra, que salga en más medios y que se revalorice su oficio entre el gran público. 

La idea de novela gráfica como un "antes y después" del cómic, es cierto. Sí, pero sólo en términos mercantiles. La cantidad de obras que se venden como tal se ha incrementado con los años, hasta el punto de que la etiqueta se usa de forma habitual en librerías especializadas y grandes superficies (3). Sin embargo, la novela gráfica como un "arte" diferente o cuyas obras son  "mejores" que las historietas clásicas, son conceptos más que discutibles. Hay Novelas gráficas infumables, al igual que comicbooks, mangas o álbumes.

Así pues, considero que estamos ante un concepto marketiniano de la historieta, que nos ayuda a vender más ejemplares, además de establecer categorías que ayudan a diferenciar los formatos. En definitiva, la Novela gráfica es una forma y tipo de historia dentro del cómic(4) y no un género en sí mismo. No comulgo con la idea de un cómic que se vende como diferente o más adulto por tener más páginas. El valor real de la historieta es su propio lenguaje y esa debería ser la prioridad de todo artista.

 

 --

(1) La estetización del mundo. Gilles Lipovetsky

(2) Se vende la idea del autor que controla todo el proceso de su obra, pero en realidad es también objeto de márketing

(3) Habría que disponer de datos públicos por parte de las editoriales y ver si realmente una NG vende más que un álbum francés, por ejemplo.

 (4) Además de su sentido antológico